Home / Uncategorized / Aumentar la disciplina trabajando desde casa

  • Eduardo Núñez
  • 0 Vistas
  • 0 Comment
  • No tags

Todos los que hemos trabajado en casa hemos coincidido en alguna conversación en donde manifiestan algo parecido a:

“Yo nunca podría trabajar desde mi casa, nunca llegaría a ser eficiente”

Puede ser complicado conseguir tus objetivos laborales trabajando desde casa si no estás acostumbrado a ello ya que requiere mucha disciplina.

Una de las claves más importantes para ser más disciplinario es creando una rutina. Por ejemplo, vestirte y no empezar a trabajar en tu pijama. Esto ayuda a que tu mente lo entienda como un interruptor para entrar en el “modo” de trabajar. Hacer ejercicio a primera hora de la mañana te puede ayudar a planificar tu día en lineas generales, o crear una lista (mental) de las cosas que debes finalizar hoy y su prioridad. Una vez acabado y duchado, te pones a ello y consigues un mayor ratio de productividad.

Un gran punto a favor de crear tu rutina cuando trabajas en casa es que será una rutina “personalizada” a tus necesidades y preferencias. Todos somos diferentes y tenemos nuestras manias y tics que nos ayudan a llevar a cabo nuestras obligaciones laborales. Al final, lo que vale es hacer lo tu necesitas para ser productivo.

A continuación vamos a comentar algunas estrategias que te pueden ayudar a ser más disciplinario y con ello más productivo cuando trabajas en casa.

Crear tu oficina en casa

Disponer de un espacio dedicado a trabajar ayuda a crear una separación “imaginaria” entre la casa y tu oficina en casa. Separación que se difundirá fácilmente cuando estas trabajando en casa y por ello hace falta estar en alerta. Cuando dispones de un espacio dedicado exclusivamente para trabajar, te programas mentalmente la experiencia y un estado de “ir a la oficina a trabajar”.

La estrategia consiste en separar las tareas no relacionadas del trabajo así como las distracciones no deseadas. Por ejemplo, en una oficina tradicional no pondrías la televisión, no irías al supermercado a hacer la compra en tu horario laboral. Igualmente, debes acordar las normas con las personas con quien compartes tu vivienda (pareja, amistades, niños, …). Una norma es que tu también tienes tu horario laboral y no es recomendable aplicar el “ya que estás en casa, haz ….”. Si llaman al timbre y no esperas a nadie, no abras la puerta. Estas trabajando.

Debes mantenerte enfocado en las tareas que debes realizar. Todos hemos experimentado que empiezas a trabajar bien y en algún momento quieres chequear algo en internet y cuando te has dado cuenta ha pasado una hora volando y has estado en páginas de noticias, de deportes, de ocio, etc. Existe una aplicación “stayfocused” que te ayuda, o mejor dicho te limita el tiempo que puedes navegar en la web.

Vístete para ir a la oficina

Ya lo he comentado en la introducción. Debes vestirte como si fueras a la oficina tradicional. Obviamente, el traje y corbata no es obligatorio a no ser que a ti te ayude a crear ese estado mental. Puede ser casual, pero para trabajar. Y no trabajar en pijama. Los primeros días puede resultar cómodo trabajar en pijama pero en algún momento te darás cuenta que no sales del estado de “estar en casa” y que dejas de hacer las cosas que debe hacer. Pierdes eficiencia y con ello productividad.

Estar vestido, te va a disuadir de meterte en la cocina a hacer una tarta, a arreglar el trastero, limpiar el baño. Estas vestido para trabajar que es lo que te has propuesto.

Otra rutina relacionada con el vertimiento laboral es que puedes incluir una rutina de salir antes a desayunar y con ello preparas tu mente a activar ese estado de trabajar.

Primero debes hacer las cosas divertidas

¿Alguna vez haz dejado alguna actividad que te gusta mucho para la última hora de tu jornada? Yo lo he hecho y me tiro todo el día “soñando” y deseando que pasen las horas para poder realizar esa actividad que tanto te motiva. Es muy difícil concentrarse en ese estado y la productividad bajará en picado.

Si te encanta hacer tu rutina deportiva, tus clases de natación, o cualquier otro hobby intenta planificarte para poder hacerlas a primera hora y después te dedicas a trabajar. Actividades que te motivan mucho hacen que te distraigan mentalmente durante todo el día.

Es evidente, que si tienes planificado salir con tus amigos/as o has quedado para cenar con una amigo(s)/a(s) no vas a poder hacerlo a primera hora de la mañana. Solo es aplicable a aquellas actividades de ocio que realmente se pueden hacer por la mañana, tales como deportes, ver programas (en internet), lectura, etc.

Haz un seguimiento de tus actividades

Muchos se motivan fijándose en una planificación de actividades y visualizando el progreso diario de ellas. Esto tiene un efecto motivador importante. Si puedes tener fijado una serie de actividades y/o objetivos diarios puedes realizar un seguimiento y “vigilar” tu productividad y disciplina a lo largo del día. Solo tú eres responsable de llevar a cabo tus actuaciones laborales y debes buscar cualquier truco para ese aumento de productividad y disciplina.

Existen muchas aplicaciones en la web (gratuitas) que te permiten crear actividades, fechas límites, hitos, y todo tipo de actuaciones y con ello el seguimiento de sus realizaciones. En caso de no ser tan fanático de aplicaciones, comprare una libreta específica y anotas a final de tu jornada, antes de acostarte o al principio de tu jornada las actividades a realizar, objetivos diarios, hitos, llamadas que debes hacer, etc. y la vas tachando conforme las vayas acabando.

Lo importante es crear una rutina de planificar tu trabajo y poder mirar hacia atrás y visualizar tus logros y progreso.

Eres un privilegiado

Trabajar en casa es un privilegio. Piénsalo…. No tienes que coger el coche, autobús, metro, andar en días de lluvia, calor, frio. Ni para ir, ni para volver. Son muchas horas que ganas en por ejemplo dormir. És como la humanidad ha trabajado siempre hasta la llegada de la industrialización y empezamos a desplazarnos a la fabrica. Antiguamente, excepto los servicios domésticos de las familias más adineradas y nobleza (y no todos ya que la mayoría eran internas), todos teníamos el taller/actividad debajo, delante, detrás o al lado de nuestra vivienda. Hoy en día, todas las grandes empresas han empezado a implantar programas de teletrabajo, ya que favorece la productividad, conciliación familiar, motivación, etc.

Programa paradas, pausas y, por qué no, una siesta

Todos los estudios lo avalan. Debemos programar pausas cortas y hacerlas. Esto hace que la productividad se dispare. Una pausa puede ser desde hacerte un café hasta dar un paseo fuera de tu casa. Es otro privilegio que tienes cuando trabajas en casa. Tienes muchas alternativas para hacer esa pausa programada. Obviamente, es muy recomendable limitar el tiempo de la pausa e imponerte una hora de volver al trabajo.

Buscate un centro de coworking

Si deseas dar un salto de productividad y disciplina buscate un centro de coworking y trabaja una o dos mañanas/tardes a la semana o cuando te venga mejor a ti. Lo óptimo es cuando lo puedes combinar con tu trabajo desde casa. Muchos necesitan un espacio de trabajo profesional donde hay otras personas trabajando y compartiendo espacios y se ayudan mutuamente en todo tipo de situaciones. Los centros de coworking están configurados como oficinas profesionales y todos tienen los mismos objetivos que tu, ser productivos y llevar a cabo el trabajo que debes realizar.

Existen muchos centros en donde puedes adquirir un pase de 10, 20 o más horas y que consumes a tu gusto a precios muy razonables. Nosotros en workClub Madrid apostamos por una formula de afiliación en donde intentamos ofrecer a profesionales que trabajan en casa, no solo un entorno de trabajo profesional bajo de filosofía de pago por uso, pero también de servicios que pueden favorecer su productividad trabajando en casa.

Final

Lo importante es tu estado mental que requiere una programación para activar el estado de trabajar. Lo interesante es que lo podemos “adiestrar” con estos consejos que hemos aportado con el fin de que nuestra mente pueda reconocer los momentos que debemos tener la disciplina que necesitamos y con ello llegar a los niveles de productividad que nos ayuda en nuestra vida profesional.

Por supuestos que existen muchas más ideas y estrategias para conseguir este objetivo. ¿Porque no compartirlas con nosotros?

0 Comments
Leave a comment