Home / Emprendedores / Trabajar en casa puede funcionar.

  • admin
  • 4 Vistas
  • 0 Comment
  • coworking - emprendedores -

Hay una serie de pautas o normas muy sencillas que se deben considerar para que el trabajo en casa sea eficiente y efectivo. Es decir, productivo ya que la eficiencia es “lo que hace, hacerlo bien” y la efectividad es “hacer lo que tienes que hacer”.

Uno de los problemas más habituales para todos aquellos que trabajan en su casa es saber desconectar. Cuando alguien trabaja en casa no suele haber una barrera física que separe el entorno de trabajo del resto de la casa y del resto de los habitantes de la misma. A no ser que disponga de una vivienda grande, muy grande. Esta no-separación puede afectar el enfoque mental y físico necesario que es muy importante para realizar un buen trabajo.

Todo esto y algunos asuntos más nos lleva a unas recomendaciones que consideramos importantes:

  1. La disciplina de cambiarse
  2. respetar los descansos para la comida
  3. fijar un horario
  4. comunicación del orden

La disciplina de cambiarse. Es recomendable cambiarse al levantarse como lo haría si trabajaría fuera de casa. (Una duchita también ayuda). Trabajar en pijama parece muy bien, pero no ayuda a crear el estado mental adecuado para llegar a poder realizar prestaciones que somos capaces de alcanzar.

Respetar los descansos. Es recomendable mantener un horario para la comida, igual que lo haria en una oficina. Es este caso puede ser que se tenga que hacer la comida también. Esto puede ser una buena actividad para conseguir un momento de desconexión pero no te metas a cocinar. Haz algo rapidito. Lo óptimo es que solo tenga que calentarlo, pasar a la plancha, aliñar, etc. La compra la tenéis que hacer en “vuestro” tiempo y no en el horario de trabajo. Comed tranquilamente, tomate tu postre y/o café e incluso descansa unos minutos. No comas en la mesa de trabajo a no ser que estés en algún momento límite de presentaciones, entregas o similares.

Fijar un horario. Anotalo. La hora de empezar a trabajar, es decir la hora que te sientas delante de tu ordenador. La hora para la comida. La hora de arrancar despúes de comer y la hora de finalizar. Respeta el horario. Esta rutina o disciplina ayudará y mucho a tu niveles de productividad.

Comunicación. Una vez que hayas fijado tus normas, debes comunicarla a tu co-habitantes de la vivienda y dejar claro que tu la vas a respetar y que ellos también la deben respetar. Nada de interrupciones continuas, nada de “ya que estas aqui ….”. No estas. Es importante, este apoyo por parte de tu familia y otros miembros. Tened en cuenta que la flexibilidad de poder trabajar en casa no tiene que ver con la flexibilidad de hacer otras cosas.

No siempre funciona.

En el caso que la flexibilidad de horario, la convivencia en el hogar, el espacio disponible u otras razones puede resultar en una situación que no satisfaga la necesidad personal o profesional, es recomendable salir de casa.

Para ello tenemos muchas opciones. La menos interesante es alquilar un espacio de trabajo. No necesitas un espacio permanente. La mejor solución es el coworking. Y si vienes a un centro de coworking porque en casa no puedes funcionar aunque fuese tu primera opción, busca un centro que te pueda ofrecer la misma flexibilidad que require tu trabajo o tu situación. Los centros de coworking que te facturan por-uso son en este sentido lo más recomendables ya que puedes trabajar algún día en casa, que sigue siendo tu primera opción. Y aquellos dias que eso no sea posible, te vas al centro de coworking.

Es una solución óptima ya que ajusta tus sigues controlando tus opciones y sigue siendo eficiente a nivel financiero-económico. Tened en cuenta que el pago-por-uso de una oficina es la opción más barato una vez que decidas trabajar fuera de casa.

Suerte.

0 Comments
Leave a comment