Home / Coworking / Cómo evaluar si debes trabajar en casa o en una oficina

  • admin
  • 0 Vistas
  • 0 Comment
  • coworking -
La recesión de los últimos años y la necesidad empírica de controlar al máximo los gastos ha causado que muchos profesionales independientes, freelancers y emprendedores hayan dejado sus oficinas (o espacios de trabajo) y hayan vuelto a trabajar en casa. También a influido en aquellos que han iniciado una aventura empresarial, optando por empezar dicha aventura desde su casa y no meterse en alquilar un local u oficina.El hecho de trabajar en casa, es una decisión que apoyamos al cien por cien. Es muy buena desde el punto de vista de algunos parámetros. Tales como por ejemplo:

  • Anulación o retrasar los compromisos de gastos fijos;
  • Optimización del capital disponible para el emprendimiento;
  • Ahorro de desplazamientos diarios/frecuentes;
  • Posibilidad de disponer de tu entorno de trabajo, archivos, documentos, etc. al instante y poder responder de inmediato a cualquier tipo de situación o petición.

Mantener los gastos fijos al mínimo es la mejor decisión cuando se está emprendiendo. Cada Euro no gastado va directamente a nuestro bolsillo. La optimización del capital es importante ya que en vez de invertir en una oficina es mejor invertir en equipamiento tecnológico, marketing, cash-flow para resistir durante más tiempo, etc. No todos vivimos cerca de nuestra oficina y en ciudades como Madrid, ir al trabajo y volver a casa nos hace perder mucho tiempo a lo largo de un año. Trabajar en casa significa que puedes dedicar ese tiempo a tu empresa o a tu familia. Que un cliente te envié un email a las 21:00 horas y ya no estas en la oficina para acceder a ciertos documentos puede hacerte perder un proyecto. Poder responder lo antes posible es algo que valoran mucho las empresas medianas y grandes.

 

No obstante, debemos analizar que el trabajo en casa, aparte de sus beneficios, puede tener también algunos puntos negativos. Tales como por ejemplo:

  • Dificultad en mantener ciertas rutinas;
  • Interrupciones no deseadas por la familia y la vida cotidiana en general;
  • Entorno de trabajo menos profesional;
  • Falta de espacio adecuado para crear “tu oficina”;
  • Un entorno en donde reunirse no es una opción;
  • Inversión para su equipamiento.

No es fácil estar en casa y no caer en la tentación (u obligación) de hacer otras tareas como llevar niños al colegio, ir al supermercado que falta algo, hacer la comida, etc. Dile a tu pareja que no puedes, que estas trabajando…. Otros tienen dificultad de levantarse si no existe alguna presión, otros se distraen con facilidad. El hecho de compartir la casa con tu pareja, niños, animales, otros familiares puede hacer que en tu jornada existan demasiadas interrupciones, sobre todo en épocas de vacaciones de los niños. Si montamos nuestra oficina en casa, no siempre optamos por el mobiliario más adecuado, la iluminación perfecta, etc. Posiblemente, no vamos a disponer de una variedad de equipos tales como reprografía profesional, telefonía, servicios de recepción, espacio para reuniones, etc.

Cada uno debe medir el peso y el valor de cada uno de estos argumentos, tanto los positivos como los negativos con el fin de poder tomar una decisión fundamentada con argumentos reales y evaluados. Igualmente, debemos ser consciente que esta valoración va a cambiar a lo largo del proyecto empresarial y dependiendo del éxito del mismo. Pero esta metodología es aplicable en cualquier momento, aunque la hayas realizado hace tan solo un mes.

La evaluación

En primer lugar vamos a asignar un peso a cada uno de los argumentos a favor y en contra de trabajar en casa. En este caso he optado por un sistema de 3 niveles, del 1 al 3. En donde el 1 se considera un argumento de poca importancia para ti; y un 3 para aquellos argumentos que consideras muy importante.

pesos evaluaciónEsta tabla con estos pesos es un ejemplo. Significa que cada emprendedor puede hacer su propia tabla con sus propios argumentos y asignar los pesos que considere oportuno. O simplemente, puede partir de esta tabla y eliminar algunos argumentos y añadir otros.

Una vez asignado los pesos a cada uno de los argumentos en la tabla, debemos pasar a evaluar los argumentos con respecto a nuestra situación en donde debemos considerar tanto nuestra casa, su ubicación, nuestra situación familiar como la propia empresa y sus características y también nuestra disponibilidad de capital y nuestra personalidad. Por ello, el valor asignado a cada argumento deber estar en consonancia con nuestra empresa, nuestra situación y nuestra forma de pensar y trabajar.

En la siguiente tabla seguimos con nuestro ejemplo y aplicamos un valor a cada argumento. En este caso optamos con una escala de 1 a 5. Es decir un valor 1 para aquellos argumentos que se aplican muy poco a nuestra necesidad personal y empresarial y un valor 5 que es de suma importancia para nuestra necesidad personalidad y empresarial. pesos evaluación totalEl peso se multiplica con cada valor y resulta en un nota que es la evaluación de cada argumento. Sumamos las evaluaciones de los argumento a favor y las evaluaciones de los argumentos negativos.

En este ejemplo vemos que los argumentos para trabajar fuera de casa ganan con una puntuación de 36 sobre los de seguir trabajando en casa con una puntuación de 27. Vemos también que solo hemos asignado un valor 5 al argumento de los gastos fijos y a las disponibilidad de salas de reunión. Quiero resaltar que esto es UN EJEMPLO. Invitamos a que hagáis vuestra propia evaluación. El hecho que existan más argumentos negativos que positivos es posible. No siempre existen el mismo número de argumentos.

Importante es recordar que:

  • El peso es la importancia del argumento;
  • El valor es la importancia tanto personal como profesional de la persona que realiza esta evaluación.

Suerte y os invito a que nos mandéis vuestra evaluaciones en donde habéis jugado con los argumentos, pesos y valores.

0 Comments
Leave a comment